Diablo III

Diablo III

Una gran secuela largamente esperada

Diablo III supone el regreso de una saga que ha creado escuela y que cuenta con cientos de seguidores por todo el mundo. Tras más de 10 años desde la última aventura, Diablo II y su expansión Diablo II: Lord of Destruction, regresa un juego de rol de referencia y que no te dejará indiferente. Ver descripción completa

PROS

  • Ambientación immejorable
  • Modo multijugador muy completo
  • Especial atención a personajes y habilidades
  • Más libertad en la toma de decisiones
  • Dificultad regulable

CONTRAS

  • Sin versión doblada al español para Mac

Excelente
9

Diablo III supone el regreso de una saga que ha creado escuela y que cuenta con cientos de seguidores por todo el mundo. Tras más de 10 años desde la última aventura, Diablo II y su expansión Diablo II: Lord of Destruction, regresa un juego de rol de referencia y que no te dejará indiferente.

En Diablo III encontrarás los elementos que han hecho de Diablo un juego imprescindible para los amantes del rol: personajes variopintos, ambientación oscura, un completo sistema de habilidades y un argumento que nada tiene que envidiar a los clásicos de la literatura fantástica.

Diablo III llega con gráficos nuevos impresionantes, escenas cinemáticas de película y un sistema de habilidades renovado que dota al jugador de mayor libertad para abrirse paso contra monstruos y mazmorras laberínticas.

En Diablo III te pondrás en la piel de cinco personajes: mago, monje, bárbaro, cazador de demonios y médico brujo, cada uno con sus características propias, poderes y debilidades. Cada uno tendrá su propia historia que contar con un final que tú decidirás en función de tus elecciones en el juego.

No te pierdas el regreso de Diablo con Diablo III.

Diablo III

Descargar

Diablo III

Opinión usuarios sobre Diablo III

  • ssdn79

    por ssdn79

    "Divertido y adictivo"

    Muy recomendable, aunque NO es cierto que no esté doblado en Español para MAC. Hay 5 personajes para elegir y cada uno t... Más.

    analizado el 27 de julio de 2012